Diarios de Sancho Panza

sábado, 1 de mayo de 2010

capitulos 16-20


Apenas entramos a la venta me sentía muy apenado, ya sabia yo que Don Quijote iba a empezar con sus loqueras. El señor que trabaja en la venta pregunto que que le había sucedido a Don Quijote, no pensaba yo decir así que le invente algo. También estaba la esposa de el y su hija, que bueno era muy bella y una moza que era muy amable y nos hizo una cama, no muy buena para ser honestos pero bueno Don Quijote se acostó y era feliz para mi que pensó que era una habitación de un castillo o algo por el estilo porque se veía muy cómodo. Aunque para decir la verdad aveces me harto de el pero también aveces me gustaría pensar como el lo hace, porque siempre lo veo tan feliz tan cómodo con todas las situaciones, el sale lastimado pero orgulloso de eso, tal ves estar loco no este del todo mal. Pero buen después la señorita y la moza ayudaron a curar a Don Quijote. En un momento me quede hablando con ellas, mi señor se unió en un momento pero que iba yo a entender lo que el decía si solo seguía hablando de sus loqueras. Después de eso me di cuenta que no había una cama para mi, eso me pasa por estar criticando la de Don Quijote tal ves, pero por eso tuve que dormir en el piso con una manta, ahí dios lo que tengo que aguantarme. Me costo dormirme al principio pero me quede pensando en que ya tenia mis tierras y era feliz creo que me dormí pensando en eso y estaba soñando algo bonito, pero después creo que no tan bueno porque tenia a alguien encima mio y me estaba golpeando. Por dicha no había pasado nada tan grave, era Don Quijote, otra ves. El salio corriendo, yo seguía sin entender bien porque fue que paso todo, pero me dolía mucho el cuerpo. Después escuche que mi amo me pregunto si yo estaba dormido no tengo idea de que fue lo que paso, en que momento Don Quijote había regresado o tal ves nunca se fue, pero bueno conteste que no, que estaba despierto. Después me arrepentí mejor no le hubiera contestado nada ya que empezó con sus loqueras a contarme una historia, comenzó a decirme que en este castillo en el que nos encontrábamos había gente encantada y que por eso nos había pasado todas esas cosas malas, porque las personas en este lugar estaban encantadas. No puede ser yo ya no puedo mas con este señor, es que yo lo veo contándome esto y el se lo cree tanto, tenia cara de asustado y de todo, el no puede ser así. Sigo aquí solo por mi ínsula pero ya quiero que esto acabe. En eso entro un señor, amargado deduzco por su cara, comenzó a hablar con mi señor,saber que le dijo el, alguna de sus loqueras ya que el señor agarro un candelabro y le pego en la frente, ahí lo que se busca Don Quijote y yo que no pude hacer nada por mi dolor de cuerpo. Cuando se fue, Don Quijote me hablaba pero yo seguía sin entender mucho hasta que me dijo que fuera a pedir unos ingredientes para hacer su brebaje para curarse, fui a pedírselos al dueño de la venta ya que a mi también me dolía el cuerpo. Encontré al primer señor que vi y se los pedí gracias que si me los pudo dar. Se los lleve a mi amo el empezó con sus cosas los mezclaba como por pasos y iba diciendo cosas el me decía que los estaba bendiciendo, cuando ya estuvo listo se lo tomo. Pero por desgracia para mi creo que le cayo mal, comenzó a vomitar y le dio fiebre o algo así, lo arrope y lo deje ahí. Me salí y me quede hablando con el dueño de la venta, en unas horas Don Quijote salio se veía muy bien, así que le pedí un poco de ese brebaje pensé que me iba a curar igual que a el, pero dios parece que cada ves me pasa algo peor y peor. Yo no me podía sentir mas mal, creo que nunca antes había sentido algo tan feo. Don Quijote me gritaba y me decía que yo no era un caballero pero que yo me sentía tan mal que no tenia ganas de contestarle nada ademas ni le entendía bien. Pero estaba muy asustado al mismo tiempo porque estaba vomitando mucho y estaba sudando, yo ya sentía que me iba a morir. Después de unas horas me sentí un poco mejor y Don Quijote aprovecho, ni me dejo respirar para decirme que ya debíamos irnos por mas aventuras. Ahí no puede ser, salimos y Don Quijote le dio las gracias al dueño de la venta, el le dijo que tranquilo pero que estaba esperando su paga, Don Quijote dijo que el era un caballero y que no se que cosas mas pero cuando lo vi salio corriendo. No me quedaba de otra así que hice lo mismo pero ni para que me agarraron y me envolvieron en una manta me daba vueltas por el aire y yo pegaba gritos. Don Quijote escucho por supuesto que si porque yo estaba gritando muy duro pero supongo que no le importo porque no hizo nada. Después de eso ya me soltaron, me subí a mi burro y me dieron agua, Don Quijote de necio con su brebaje pero jamas tomo eso de nuevo. Entonces el dueño de la venta se dejo unas alforjas, las cogió como paga supongo, porque nos fuimos de ahí tranquilos. Cuando salí Don Quijote me dijo que sin duda el castillo estaba encantado, por los que me había alzado a los aires y que también hicieron que el no pudiera hacer nada por mi. Que le iba a estar yo creyendo eso, el esta loco, simplemente no quiso ayudarme pero bueno para no hacer mas problema me quede callado. Seguimos caminando y nos encontramos una polvareda escuche que mi amo estabas emocionado, yo ni quería escuchar que iba a decir de esto. Dijo que era un gran ejercito, ya no se ni que pensar. Para seguir la corriente le dije que había otro ejercito y el me dijo que nosotros teníamos que ayudar a los menesterosos me emocione un poco ya que esta ves teníamos posibilidades de ganar algo. Admito que esta ves si me emocione un poco ya que Don Quijote me dijo que podíamos ganar caballos. Don Quijote comenzó a nombrar como unos nombres de caballero o algo así creo yo pero yo no veía nada. Solo ganado. Pero en eso se monto a Rocinante y según el listo para pelear se fue. Y empezó a pegarle a matar a todas la ovejas todos le gritaban que no y yo también, pero solo yo sabia que el no iba a parar. Entonces le comenzaron a tirar piedras, otro golpe mas para mi señor y yo sigo sin entender como el no recapacita y entiende. Cuando volví a ver ya estaba tirado en el piso todo golpeado, no me quedaba mas que ir a ayudarlo. Me pidió que lo revisara para ver si le había pasado algo grave, o si le faltaba algo jeje. Fue incomodo le revise la boca, hubo incidentes que ni quiero recordar. Fui a buscar algo para limpiarlo y curarlo pero ahí me acorde que todo se lo había dejado el dueño de la venta ahí si que yo quería irme, como dije antes es como si cada ves me pasara algo peor y peor. ¡Ya no teníamos nada! Pero Don Quijote llevo muy "positiva mente" y me dijo que algo bueno venia para nosotros y que el podía conseguir de todo por ser un caballero. Le termine de revisar la boca y dios mio no le quedaban ya casi dientes. Pobre de mi señor pero el es tan feliz que eso aveces me da ganas de seguir. Y ahora me dijo que podíamos seguir para encontrar una posada. Ya era de noche y estaba oscuro, en el camino íbamos hablando cuando de repente se veían como unas manchas desde largo. Tengo que admitir que me asuste mucho no sabia que era ademas era tarde. Cuando se acercaron mas me di cuenta que eran unos encamisados y al parecer llevaban un cuerpo. Creo que esto ya era bastante extraño como para que mi señor saliera con alguna de sus loqueras. Y por dicha así lo fue solo que como el todo lo tiene que saber fue a preguntar que porque llevaban ese cuerpo que para donde y bla bla bla. Ellos le contestaron grosero y al parecer no iban con tiempo de ponerse a hablar con Don Quijote. Así que mi amo se enojo y se les interpuso en el camino. Y comenzó a botar a todos los encamisados así como si nada, ya sabia yo que otra ves iba a salir golpeado Don Quijote, siempre lo mismo, en una de esas Dios no quiera pero lo van a matar por necio. Dejo a todos en el piso y cuando vi solo me estaba llamado para que lo ayudara a levantar no se que. Cuando fui uno de los hombres que estaba tirado en el piso me pregunto y yo le invente un nuevo nombre a Don Quijote y le explique que era por su figura y como habíamos quedado después de todo. Después me ocupe de recoger un poco de comida que quedo en el piso. Y seguimos caminando hasta que llegamos como a una plaza, verde, donde pudimos comer y descansar un poco. Pero teníamos mucha sed y no teníamos nada de beber así que empacamos las cosas y nos fuimos en busca de un rió. Caminamos un poco y empezamos a escuchar unos sonidos muy extraños habían pasado tantas cosas que ya yo ni sabia que pensar, pero si me asuste mucho. Pero Don Quijote para variar de valiente dijo que iba a ir a ver, y me dijo que sino regresaba que yo fuera donde Dulcinea y le dijera que el murió en su nombre y por su amor. Que hago yo aquí sin mi amo, yo creo que yo me muero también, no creo poder saber como regresar y mucho menos sobrevivir. Mi señor estaba loco, pero era muy valiente, y de su propia locura podíamos sacar algo bueno y sobrevivir pero yo solo jamas. Pero di no me quedaba mas que dejarlo ir. Me quede con Rocinante, lo tuve que amarrar y ya que no podía hacer nada mas, empece a hablar con el, a contarle una historia, pero bueno nada importante. Después me di cuenta que jamas podía seguir sin mi señor si algo le pasaba a el tenia que pasarme a mi también, por eso me fui con el. Llegamos como a un pueblo por decirlo así pero en realidad no lo era, habían como unas casas muy extrañas, como no terminadas o eso parecía. Y descubrimos que todo lo que causaba el espeluznante sonido era un simple mazo. Fue un poco gracioso y me dio risa, no se porque a mi siempre cosas así me causan risa, es como sacarle algo "bueno" por decirlo a cosas que no son lo que nosotros pensamos, pero al parecer a Don Quijote no le hizo mucha gracia, pero bueno ya a mi que me importa, solo sigo aquí por mi ínsula.

2 comentarios:

  1. Un hermoso trabajo, Luci, te felicito porque está muy completo y muy bien decorado.

    ResponderEliminar